robregordo1

Ven al Trial de Clasicas de Robregordo. Te sorprendera

465 Visto Dejar un comentario

robregordo1Pasado el invierno llega la época de los grandes triales; primavera y otoño son las épocas preferidas por casi todos los clubes para organizar los grandes eventos.

Este año voy a tener el privilegio de participar en todos los más grandes Trials clásicos del calendario; Aywaille, Scottish Pre65, Robregordo, Highland Classic, Manxx, Santigosa, Costa Brava, Maeztu… me dejo alguno lo sé, pero no es posible estar en todos los lados.

Muchas veces me preguntan que cual es mi preferido, pero nunca puedo dar una sola contestación. Escocia por su tradición y el escenario; Manxx por su dureza y su variedad; pero Robregordo es algo muy especial, es el trial de la gente, el trial por excelencia para pasarlo bien y donde los resultados le importan a muy pocos.

Hace once años, en 2004, Darío Mesoneros-Romanos me mandó por mail el cartel del primer Robregordo. En él se podía leer: “Ven a Robregordo, te sorprenderá” y recuerdo que venía una pequeña foto de Alfonso Sánchez vadeando un rio.

Yo llevaba varios años sin participar en ningún trial, aunque todavía conservaba alguna moto que usaba rara vez por aquellos entonces por los ríos Segovianos para matar el gusanillo. Apartado como estaba del trial de competición no conocía que en España y más concretamente en Madrid la gente comenzaba a desempolvar sus antiguas monturas para usarlas en competición otra vez.

Al poco recibí una llamada de Darío; “me he apuntado a Robregordo y deberías hacer lo mismo”. No le llevó demasiado tiempo convencerme y allí me presenté, en Robregordo sin entrenamiento alguno, con unas viejas y rotas botas, un casco que daba pena verlo y unos vaqueros viejos, para disputar aquella primera edición de un día de trial por Somosierra.

Y me sorprendió, tanto me sorprendió que gracias al primer Robregordo llevo ahora once años sin parar de participar en los mejores triales, pero sean los que sean los triales en los que participo, Robregordo siempre tiene un lugar de honor en mis comentarios.

Suelo fijarme mucho en la gente, en cómo actúan y en las cosas que hacen, y en pocos sitios la gente demuestra un entusiasmo tan grande y una afición tan marcada por algo. Las caras y los comentarios reflejan sin duda el alto nivel de satisfacción que Robregordo consigue para aquellos que toman parte en este trial.

robregordo2Son muchos los factores que intervienen; los pilotos invitados son uno de ellos. Por Robregordo han desfilado casi todos los campeones del mundo de la época y los pilotos más conocidos; Mick Andrews, Ulf Karlsson, Bernie Schreiber, Eddy Lejeune, Martin Lampkin, Yrjö Vesterinen, Sammy Miller, Manuel Soler, Jaume Subirá, Jordi Tarrés, Amós Bilbao… ciertamente es todo un acontecimiento casi cuarenta años después el poder tomar parte en un pequeño “campeonato del mundo” y compartir zonas con nuestros ídolos de juventud.

El recorrido de Robregordo sin duda es uno de los más grandes alicientes de este trial; el privilegio de una vez al año poder recorrer casi cuarenta kilómetros por los bosques de robles, fresnos y hayas, subir las montañas de nuestra “sierra” madrileña en nuestra trialera es algo que todos estamos deseando repetir cada vez que terminamos una nueva edición de Robregordo.

Las zonas siempre están pensadas para disfrutar, sin una excesiva dificultad pero marcando un desafío suficiente para arrancar alguna penalización a todos los participantes. En Robregordo hemos hecho zonas míticas por su belleza; zonas de rio y agua, pequeñas cascadas y zonas de barro que han quedado marcadas en nuestro recuerdo, una lástima que algunas de estas zonas tan especiales no se puedan segur marcando, pero la organización siempre nos sorprende con zonas en parajes de especial belleza.

Pero Robregordo no solo es un evento deportivo, es también un evento social muy importante; pocos triales han conseguido forjar tantas amistades y unir a antiguos amigos que llevaban años sin verse como este trial madrileño. Amistades que se mantienen ahora unidas en torno al trial y en torno a la cita anual de Robregordo.

Por todo ello y por mucho más, Robregordo es el trial de la gente. El mejor ejemplo de cómo debe ser un trial para los aficionados. Un trial competitivo de deporte puro y un evento social a la vez. Muy de agradecer todo el trabajo realizado por tantas y tantas personas que sería imposible relatar aquí y el apoyo prestado por el pequeño y querido por todos pueblo de Robregordo.

Este año se celebra la 11ª edición del trial y la 10ª edición de los dos días; así que tomar nota porque todavía estáis a tiempo: ¡Ven a Robregordo; seguro que te sorprenderá!

Javier Cruz

 GALERÍA DE FOTOS

{bonckowall source=”2″ pkey=”album” pvalue=”101773836102156035144″ pvalue2=”Robregordo14″ }{/bonckowall}

RELATED ITEMS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *