Honda TLM 260R

Prueba Honda TLM 260R Takumi Narita 1990

1111 Visto 2 Comentarios

Honda es, indudablemente, una de las marcas más relevantes de la historia del Trial. Tradicionalmente asociamos sus modelos clásicos a los motores 4T, probablemente por la gran popularidad de motos como la TLR, pero hubo un tiempo donde la marca nipona también apostó por los motores con gasolina de mezcla.

TAKUMI NARITA REPLICA

Takumi Narita ha sido uno de los pilotos japoneses más emblemáticos del trial. Su particular estilo de pilotaje y una impecable técnica le convirtieron en un gran protagonista mundial de los años 90, consiguiendo además el título nacional japonés en 1989 y 1994. Su mejor resultado en el Campeonato del Mundo fue un quinto puesto también en el año 1994, a los mandos de una Beta Techno.

honda-tlm-260r-1993

Las primeras Honda TLM se construyeron en 1987, partiendo de cilindradas más básicas, concretamente 200, 220 y 240. Su enfoque era más rutero y no tan cercano a las exigencias de una moto de competición. Esta transición se consolidó en 1990 con la llegada de un motor 260 que esta vez sí tenía las bases para convertir a la Honda TLM en una moto ganadora.

PROCESO DE RESTAURACIÓN HONDA TLM 260R

Esta Honda TLM 260R llegó a las mandos de Marino con un encargo muy especial. Había que dejar la moto absolutamente perfecta, utilizando solamente componentes originales y cuidando cada detalle al máximo nivel.

restauracion-honda-tlm-260-5

Se desmontó cada tuerca y arandela, cromando infinidad de pequeñas y grandes piezas para, posteriormente, comenzar un proceso de ensamblaje con exquisito rigor y precisión.

Marino insiste en que es una restauración lo que ha recibido esta Honda TLM, no una preparación. Esta 260R ya es una moto competitiva y eficaz de estricta serie, por lo que aprovechando el proceso de reconstrucción, donde se han renovado infinidad de componentes, la mejora iba a ser notable de por sí.

A nivel técnico lo que sí se ha mejorado es el sistema de escape en su interior y flujo de gases.

restauracion-honda-tlm-260-4

prueba-honda-tlm-260-7

honda-tlm-260r-takumi-narita-83

POSTCLÁSICAS DE TRIAL

Esta Honda TLM 260R se engloba en lo que popularmente conocemos como motos de trial postclásicas. Son motos que ya cuentan con monoamortiguador trasero y frenos de disco, pero mantienen la refrigeración por aire. Como motos coetáneas tenemos la Yamaha TY, la Beta TR34 o la Gas Gas Halley que ya reunimos en esta prueba de motos de trial postclásicas.

trial postclasicas

La Honda TLM 260R es una moto noble e intuitiva. No destaca por una gran respuesta, sino por su dulzura y la gran inercia de su mecánica. Esto le convierte en una moto fácil de conducir, divertida y predecible. Se conduce bien rodando y disfrutando de su aplomo.

prueba-honda-tlm-260-12

Es curioso como Honda, incluso en sus modelos 2T, que podrían caracterizarse por ser muy nerviosos o eléctricos, heredan el talante y elasticidad de una mecánica 4T, su gran pasión.

Por tanto, la Honda TLM es una moto diferente y muy exclusiva, con todos los alicientes para disfrutar del trial clásico con virtudes técnicas como frenos de disco o un mejor sistema de amortiguación respecto a una moto clásica, algo que se agradece en zona.

prueba-honda-tlm-260-10

Marino es el verdadero padre de este proyecto, en el que se ha invertido tiempo y mucho esfuerzo, ya no solo técnico, sino también para conseguir las piezas originales de la moto, que han llegado de varias partes del mundo tras mucha investigación.

prueba-honda-tlm-260-11

Por tanto, desde aquí, dar la buena al preparador y futuro propietario de esta joya que luce unos colores muy particulares de Rothmans, un patrocinador icónico de Honda a lo largo de esta década tan relevante y productiva para nuestro deporte.

Restauración realizada por Marino Racing.

RELATED ITEMS
2 Comments
  1. Toño Villanueva

    9 febrero, 2018 en 06:17

    Qué maravilla de moto y de manos para dejarla asi.

  2. Marino

    11 febrero, 2018 en 23:07

    Gracias Toño, es un gran cumplido viniendo de un campeón de España de clásicas que sólo tiene ojos para Bultaco. Un abrazo amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *