rockshocks_460

Probamos los Rockshocks para clasicas

857 Visto Dejar un comentario

rockshocks_460La proliferación de aficionados al Trial Clásico no atiende a una moda o circunstancia temporal, sino que incluso se podría afirmar que hay tantos amantes de las motos de época que de las actuales. Para dar fe de ello, basta con asistir a una carrera del Campeonato de España de clásicas o ver la capacidad de convocatoria que tiene un territorial. En este entorno nos encontramos desde motos clásicas de estricta serie, sin trampa ni cartón, junto a otras modificadas en mayor o menor magnitud.

Cuando tres o cuatro décadas después miramos atrás, somos conscientes de que muchas cosas pudieron hacerse mejor o simplemente que con la tecnología actual se podría mejorar el rendimiento y efectividad de estas motos. No olvidemos que, entonces, el aficionado usaba su moto de Trial prácticamente a diario para todos sus quehaceres y la especialidad, dado que no existían limitaciones medioambientales, era más popular a nivel de excursión que de competición tal y como la entendemos hoy.

Cuando un aficionado prepara su moto clásica, lo primero que hace, después de la puesta a punto general, es optimizar la parte ciclo. En las horquillas se puede jugar con aceites y muelles, pero no es habitual reemplazar dicho componente; sin embargo, en sistema de amortiguador trasero ocurre todo lo contrario. Conscientes de que se debe mantener el sistema de doble amortiguación y las limitaciones de ajuste en los sistemas de serie, es conveniente sustituirlos para ganar en confort, prestaciones y efectividad en el pilotaje.

rockshocks_2rockshocks_5

Aunque la oferta de amortiguadores es amplia, nunca se habían fabricado unos amortiguadores como los Rockshocks, diseñados con la tecnología que se emplea en Fórmula 1 y con la posibilidad de configurarlos específicamente para cada piloto en multitud de parámetros. Adicionalmente, la empresa ARS Trial Parts, que se dedica en exclusiva al mundo de la moto de Trial, ofrece al usuario toda su experiencia en el sector para crear unos amortiguadores a la carta de cada aficionado. La amplia oferta de los componentes internos y la facilidad técnica con la que se desmonta el amortiguador permite al aficionado jugar fácilmente con todos los reglajes.

rockshocks_4

Para probar los Rockshocks de primera mano, organizamos una jornada de pruebas con ARS y dos motos muy significativas entre los aficionados a las clásicas: Honda TLR 200 y Montesa Cota 330. ARS ha elaborado artesanalmente anclajes específicos para que cualquier moto de Trial clásica pueda equiparlos.

Dinámicamente las sensaciones son verdaderamente sorprendentes. Lo que más destaca es la progresividad y tracción que aporta al conjunto sobre cualquier tipo de terreno, ya que aprovecha al máximo todo su recorrido y lo optimiza al máximo. En otros amortiguadores nada más subirte o superar un pequeño obstáculo ya empleamos más de la mitad del recorrido, quedando muy poco margen para los momentos más críticos, donde normalmente nos encontramos con los incómodos “topes” que tan mal sientan a las llantas.

Obviamente, cada piloto tiene un estilo de pilotaje y una complexión, pero para cualquier tipo de público recomendamos altamente estos amortiguadores. Además, en caso de cambiar de moto, siempre podemos desmontarlos fácilmente y llevarlos a la nueva moto, aunque ello requiera nuevos anclajes, ya que como bien hemos señalado, son fácilmente desmontables y pueden sustituirse los anclajes.

Pilotos punteros en el Reino Unido como Len Hutty y Neil Gaunt ya están utilizando Rockshocks.

A continuación os desglosamos todos los secretos técnicos de los Rockshocks:

Los amortiguadores Rockshocks presentan varias características que los convierten en uno de los productos más sofisticados disponibles para el trial clásico.

* Muelles con características de rigidez certificadas. La gama amplísima de muelles para los Rockshocks, desde las 40 a las 100 libras, permite adecuarlos perfectamente a las necesidades individuales de cada usuario. Su fabricación se realiza con unos márgenes de tolerancia muy precisos que aseguran prestaciones y duración.

rockshocks_1

* El cuerpo del amortiguador y sus componentes internos se fabrica en aleación de aluminio. El vástago es de 12 mm de diámetro en acero con tratamiento cromo duro. La terminación de todos los mecanizados es de altísima calidad. Su fabricante, John Bull, ha sido durante muchos años proveedor de los mejores equipos de Fórmula 1 y aplica toda su experiencia al diseño de los Rockshocks.

* El recorrido del amortiguador supera los 100 mm, lo que no es nada habitual.

* El sistema de funcionamiento del pistón del amortiguador permite numerosas posibilidades para el reglaje del circuito hidráulico, tanto en compresión como en extensión, mediante la simple variación del número de láminas colocadas a ambos lados del pistón.

* Según el muelle escogido por el cliente y sus preferencias de conducción, se puede adaptar el funcionamiento del amortiguador, siempre partiendo del reglaje básico aconsejado por el fabricante.

* Los amortiguadores Rockshocks no precisan gas para su funcionamiento. Únicamente aceite. Ello permite que su desmontaje sea muy sencillo. Basta desenroscar el porta-retenes de cierre del cuerpo del amortiguador para tener acceso al interior de éste y poder sustituir el aceite o las piezas que pudieran precisarlo.

* Sustituyendo los soportes de los amortiguadores por unos más cortos o más largos podemos adaptar los Rockshocks a cualquier motocicleta. De esta manera, al cambiar de moto, es posible reemplazar los componentes que sean necesarios para montar los Rockshocks en la nueva motocicleta.

ARS Trial Parts, el distribuidor en España de Rockshocks, realiza el mantenimiento de los amortiguadores por 30 Euros, pero también lo puede realizar el propio usuario. Si algún componente resultase dañado en una caída, disponemos del recambio necesario para su reparación inmediata.

La gama de amortiguadores Rockshocks abarca todos los modelos de trial.

rockshocks_460_2

Los precios de venta recomendados (IVA incluido) son los siguientes:

Bultaco Sherpa, Montesa Cota 123, 172, 200, 247, 348 y 349, OSSA MAR y TR 80, SWM y Fantic 200, 240 y 300 y Merlín así como la mayoría de pre-65 británicas: 240 Euros.

Honda TLR y Cota 242 y 330: 270 Euros.

Comentarios de José Franqueira de ARS Trial Parts

Hemos decidido distribuir los amortiguadores Rockshocks en nuestro país porque nos ha impresionado su calidad y sus prestaciones. John Bull ha trabajado en la Fórmula 1 y se nota en la terminación de todas las piezas de los amortiguadores.

Por otra parte es muy curioso comprobar lo sencillo que es el sistema hidráulico y lo bien que funciona. El aspecto clásico, y la duración, que ofrece el muelle cromado nos parece también un argumento comercial importante. Además los muelles son de altísima calidad, algo que no se aprecia a simple vista, pero que, con el tiempo, tiene mucha importancia.

La disponibilidad de recambios y el respaldo de John Bull en todo lo relacionado con la puesta a punto nos acabó de decidir. En ARS nos esforzamos continuamente en el servicio al cliente y tanto el recambio como la asistencia técnica son fundamentales a la hora de distribuir un producto.

ars-logo

En las motos del equipo hemos estado utilizando los Rockshocks desde mediados de 2010 de forma muy satisfactoria.

Texto: David Quer & José Franqueira / Fotos: David Quer / Acción: Alfonso Sánchez

 

 

 

{bonckowall source=”2″ pkey=”album” pvalue=”dqtrialworld” pvalue2=”Rockshocks” }{/bonckowall}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *