ossa explorer 280 trial excursion

Prueba Ossa Explorer 280

2401 Visto Dejar un comentario

Al igual que ocurre en todas las disciplinas del motociclismo, en Trial no existe un perfil de consumidor con características y necesidades universales. El grueso de los modelos ofertados derivan directamente de la competición y buscan seducir al consumidor a través de una creciente tecnificación del producto. Sin embargo, existe un pequeño porcentaje de los consumidores que están dispuestos a sacrificar componentes “pro” en aras de ganar confort, polivalencia o simplemente poder adquirir el producto a un precio más competitivo.

Este segmento, que nosotros conocemos como Trial – Excursión, ofrece alternativas muy dispares que van desde modelos prácticos con menores aptitudes deportivas como la familia ALP de Beta -4T 125cc, 200cc y 400cc-, pasando por un concepto más trialero como la Gas Gas Randonné -4T 125cc- hasta llegar al máximo exponente de tecnificación en el sector, representado por dos alternativas muy diferentes entre sí: KTM Freeride 350 y Ossa Explorer.

LÓGICO REPLANTEAMIENTO

El equipo de Trialworld ya realizó una prueba a fondo de la KTM –disponible en este enlace- con un resultado verdaderamente satisfactorio. Su estética, más bien endurera, no deja entrever el buen tacto trialero y par motor que ofrece su motor de válvulas, complementando de forma sobresaliente un conjunto generosamente confortable para largos recorridos.

ossaexplorer7

La apuesta de Ossa es completamente diferente a la de KTM. La marca del trébol ha reformulado su TR280i para seducir al amante de la excursión, ofreciéndole un equipamiento específico para ganar polivalencia y sustituyendo componentes “premium” por otros más acordes con este tipo de uso que, además, favorecen a un precio de venta más económico de la Explorer en comparación con la TR 280i.

El grueso de estas modificaciones se concentran en la parte ciclo; se ha sustituido la horquilla Marzocchi de 40mm de aluminio por unas de hierro, el amortiguador trasero Öhlins con depósito independiente deja paso a un Ollé solo regulable en compresión y precarga de muelle. También se ha modificado el manillar, siendo ahora 25 mm más alto, y las estriberas, 15 mm más elevadas y adelantadas en 25 mm. La palanca de freno trasero también es de nueva factura para hacerla más cómoda y accesible. Destaca también la presencia de unos neumáticos Pirelli en vez de los habituales Michelin.

ossaexplorer9

Respecto a las modificaciones que inciden en su rendimiento mecánico, tenemos una caja de filtro de aire con mayor capacidad, motivado por una reubicación de la centralita inyectora.

Estéticamente lo primero que llama la atención son sus formas. La Explorer conserva el característico depósito de la TR280i, ubicado en la posición natural del radiador, añadiéndole un depósito complementario de 5 litros, sumando un total de 7,6 litros con 800cc de reserva. El tren trasero recibe un subchasis que se asienta sobre el bastidor original de la TR que permite el acoplamiento de un asiento biplaza y un guardabarros trasero más robusto.

A LOS MANDOS DE LA OSSA EXPLORER

Lo primero que debes saber es que la Explorer arranca a palanca. Es decir, no hay botoncito mágico. Ossa ha realizado un gran trabajo en este apartado desde la TR 2011, que era crítica en tareas de puesta en marcha. Los últimos modelos ya ofrecen una alta eficacia y la Explorer incorpora, además, un pequeño acumulador de potencia que facilita la puesta en marcha. No obstante, valorando que todos los modelos ALP y la propia KTM sí ofrecen arranque eléctrico, la Ossa aquí tiene un punto en contra.

ossaexplorer2

Una vez rodando, lo que nos encontramos es una moto de trial confortable y dotada de una relación de cambio más larga. Esto significa que con la Explorer en montaña puedes subir por casi cualquier trialera, disfrutar plácidamente de los senderos e incluso entretenerte en algunas zonas puramente trialeras para exprimir el innegable carácter deportivo de sus raíces.

Respecto a otras alternativas más endureras, como la Freeride, pierde terreno en el comportamiento dentro de pistas rápidas donde se alcanzan velocidades de crucero altas. Sin embargo, la Explorer es capaz de circular sin problemas a 80-90 km/h y alcanzar una punta que ronda los 110 km/h, aunque esta última resulta demasiado forzada para su parte ciclo.

El hábitat perfecto para nuestra protagonista son los terrenos abruptos, trialeras y senderos sinuosos. También sorprende en las zonas puramente trialeras, donde sus altas posibilidades tan solo quedan limitadas por el peso -8 kilos más en vacío respecto a la TR- y la altura del asiento. Fuera de este contexto, sus rivales empiezan a ganarle terreno. Por ejemplo, las ALP son más polivalentes fuera de la montaña y la Freeride en terreno menos sinuoso o pista abierta.

ossaexplorer4

En términos de autonomía y dependiendo del tipo de uso, la Explorer permite recorrer algo más de 120 kilómetros con un solo depósito. Hay que tener en cuenta que estamos ante un 2T que requiere mezclado manual aproximadamente al 0.8% (debido a la inyección). ¿Sería interesante que contase con un depósito de aceite independiente y mezclado automático?

En resumidas cuentas, estamos ante una alternativa única (por prestaciones) en el mercado, muy recomendable para los amantes del Trial que valoren la polivalencia sin alejarse de la especialidad ni renunciar a la práctica en zonas sencillas. Su precio ronda los 5.900 euros (aproximadamente 700 euros menos que la TR280i) y, aunque tanto la configuración técnica como las prestaciones son muy diferentes, su gran rival en el mercado puramente trialero, por precio, es la Gas Gas TX 125 Randonné -3.578 euros-.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *