bultaco logo¡Muy buenas zonas!
Hace ya bastante tiempo, personas cercanas de mi entorno familiar, me propusieron un tema que sabían que me podría interesar y gustar.
Me pusieron en contacto con la familia del que fue el responsable del Departamento de Comunicación y Prensa de Bultaco (EPD), y que por ello tienen buena información sobre la marca y la fábrica.

La familia, posee un archivo fotográfico de cerca de 90.000 fotografías, repartidas en negativos, contactos, copias de papel, prospectos, catálogos, etc. pero siempre relacionadas con Bultaco. Modelos de motos, prototipos, pruebas de todas las especialidades, pilotos, etc.
No había visto en mi vida tal cantidad de información junta de Bultaco. Ni tan siquiera de motos, y menos aún, tan bien clasificada, ordenada y registrada.

Por lo que me explicaron, se ve que, era tan meticuloso, que no dejó de anotar, en ningún momento, todos los acontecimientos que, a través del objetivo, decidió reflejar con un “click – clack “.

No sé si nadie es conocedor de toda esta información, ni siquiera sé si la familia es consciente de saber el “tesoro” que tienen en casa.

bultaco publi2Tampoco sé si nadie de los allí presentes se dio cuenta de mi excitación, emoción y como me quedó el cuerpo de lo que vi (muy por encima) de la marca de mis amores, Bultaco. Aquella noche no dormí muy bien.

La familia me comentó que querían hacer público este “tesoro”. El objetivo no era económico (que también), si no, más bien sentimental, al que me suscribí, de modo que me ofrecí para, sin saber cómo, de qué manera y menos cuando, ayudar a hacer público todo este archivo.

Es la historia en imágenes de Bultaco y, porque no decirlo, de la industrializada Barcelona y Cataluña, también de España.
Siempre se ha dicho que -vale más una imagen que mil palabras- pues bien, este archivo fotográfico creía que debería hacerse público con mil imágenes y pocas palabras.

“La imagen de Bultaco”

Después de hablar con varios entendidos en programación, informática, impresores, diseñadores, “bultaquistes” y varias personas con posibilidad de interesarse por el tema, todos me desaconsejaron hacer una publicación, coleccionable, libro o algo impreso, ya que, aparte de que valdría una “pasta ” sin saber muy bien los beneficios que se sacarían, quedaría público sólo una parte de este archivo, perdiéndose el resto, lamentando esta situación.

Puse a su disposición, un dominio registrado a mi nombre www.bultaco.cat un portal todavía limpio de contenidos, ya que nunca he utilizado.

Se trataba de exponer una buena página de inicio donde quedara bien clara y explicada la historia de este periodista de Bultaco. A partir de aquí, estructurarla por contenidos: velocidad, motocross, todo terreno, TRIAL, motos y diversos. Ir digitalizando los negativos, papel, contactos, etc. e irlo subiendo a la web a ratos y por partes, no hacía falta hacerlo todo de golpe. Me ofrecí para hacerlo.

bultaco publiLes dejé bien claro que, por mi parte, todo este proyecto era más sentimental que económico y que sería lo que me motivaría a que viera la luz pública en un corto espacio de tiempo. Debería formalizarse por escrito (algo sencillo) los derechos del archivo digital (que no el de papel y negativos) a mi favor. No con afán de recaudar, sino de proteger mis muchas horas que le debería dedicar.

No alcancé a saber nunca porque la familia no contestó nunca a mis planteamientos. ¿Quizás porque sería más un tema económico y no tan sentimental? Quizás se preguntaron… ¿Qué beneficio sacamos de todo esto?

Les propuse una alternativa… en la web, todas las fotos subidas deben estar protegidas (copyright) ante cualquier descarga. Éstas sólo se podrían hacer, y en alta resolución, bajo pago (había que concretar qué importe) mediante transferencia al autor de las fotos, en este caso a la familia.

Era difícil concretar los ingresos por estas descargas y más sabiendo cómo está la situación de país actualmente, pero como entendí, o al menos así me lo hicieron ver, que no se priorizaba el tema económico, sino el sentimental de la familia, creo que con todo lo expuesto se hubiera solucionado el tema del archivo y que no se perdiera en el baúl de los recuerdos, cosa que es probable que suceda.

A día de hoy no sé nada más de la familia, tampoco del archivo de Bultaco, pero sí que quería comentar esta situación “en primera” que, por bella, no deja de ser triste.

David ha facilitado los medios para canalizar cualquier comentario, pero si lo queréis hacer más personalizado, siempre me encontraréis en bonaigua@motocat.cat

¡Muchos ceros!
Víctor Martín
“bonaigua”

 

RELATED ITEMS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *