ggraga10prueba
Prueba a fondo Gas Gas TXT PRO Raga 250 2010

La Gas Gas TXT PRO Raga Réplica 2010 recibió importantes novedades tanto a nivel parte ciclo como en su mecánica, entre los que destacamos el sistema de escape de nueva factura en su parte central y final; el intermedio sigue siendo de aluminio y adapta sus formas a las geometrías del nuevo bastidor, mientras que el silencioso se divide en dos partes desmontables para facilitar su mantenimiento.

Todos estos cambios son importantes, ya que las antiguas soldaduras del escape central eran bastante delicadas; confiamos en que los ingenieros también hayan reforzado este apartado.

Otro detalle importante es que en esta edición también se ha mantenido la culata “S3 Stars”, que básicamente simplifica la tarea de regular la compresión del motor en función de la altitud donde vaya a trabajar.

También debemos recordar que las versiones 280 y 300 equipan carburador Keihin, mientras que la 250 cuenta con el clásico y efectivo Dell´Orto PHBL.

NOVEDADES PARTE CICLO

En la lista de novedades encontramos otras soluciones inéditas, como la magnífica bomba de freno trasera, que aúna todos los elementos en una misma pieza, el puño de acelerador con sistema de rodamientos, o el manillar Renthal Fatbar de diámetro variable. Todo ello aderezado con una carrocería más estilizada y racing que mantiene la original cromática de la versión 2009, combinando tonos dorados, blancos y la elegancia del blanco.

PRUEBA DINÁMICA

La octava saga de la Raga Réplica podemos decir que, en el cómputo global, es la tercera que incluye grandes cambios respecto a su predecesora. Después de la edición 2008, donde se introdujeron importantes novedades estructurales a nivel de parte ciclo, nuestra protagonista vuelve a presumir de cualidades y argumentos para ser la más solicitada en los concesionarios. Como reflexión, es interesante entender una de las razones que motivaron el lanzamiento de una versión “Racing” a principios de año: limpiar las estanterías que ocupaban los bastidores de estas dos últimas ediciones y dejar lugar a los nuevos.

Cuando se trata de evolucionar un producto de contrastada calidad y rendimiento, las probabilidades de acertar son muy altas. Gas Gas sigue puliendo con buen criterio esta magnífica obra de arte a golpe de cincel. Gracias a la gran madurez y rendimiento de su mecánica, los ingenieros pueden centrarse en evolucionar la parte ciclo, donde siempre habrá trabajo por hacer y realmente permite seguir arañando gramos a la báscula.

gasgas_raga2010
Los cambios recibidos en el bastidor han permitido ganar más estabilidad y eficacia en la conducción

Los cambios de la nueva Raga se ven y se sienten. Estéticamente la estampa es impecable, limpia y muy bien rematada. El detalle de la bomba trasera AJP es alucinante, el arco semidesnudo que une los tirantes inferiores del bastidor más de lo mismo, y las acertadas formas de la nueva carrocería también merecen nuestra admiración. Como punto negativo señalamos un detalle muy visual pero poco práctico: las botellas de la horquilla y el basculante, ambos muy expuestos a pequeños golpes, no confiamos en que el color negro les brinde una buena vejez. Así mismo, los bujes rojos también son muy estéticos, pero el anodizado no está bien conseguido en la parte donde van anclados los radios. Salvo esos pequeños detalles, la nota final del conjunto en calidades y acabados es sobresaliente.

A LOS MANDOS

Nada más ponerse a los mandos de la “RR” el piloto ya percibe que se trata de una moto nacida en la alta competición, muy minimalista pero bien compensada entre ejes y sorprendentemente cómoda. Una vez puesta en marcha lo primero que llama la atención es el nuevo sonido que emana de su escape: es más grave y lleno que su predecesor. Lo que más nos sorprende es comprobar lo bien que han sentado estos cambios a la versión 250, ya que este refuerzo en bajo régimen optimiza al máximo una mecánica muy completa y fácil de conducir. La cilindrada del cuarto de litro es idónea para la mayoría de los pilotos, ya que conjuga un comportamiento en medio y alto régimen muy similar al de sus hermanas mayores, con unas reacciones a bajas revoluciones realmente nobles que permiten pilotar de una forma más dulce.

Con el aval de semejante carta de presentación la nueva “250 RR” no podía defraudarnos, sino más bien todo lo contrario. Desde el primer momento es fácil interpretar las reacciones de su mecánica; su excelente bajo régimen te permite casi todo, así que no debes esforzarte en buscar sistemáticamente la alegría de sus medios y altos.

Estos buenos registros, entendidos en el contexto de una parte ciclo indiscutiblemente sobresaliente, otorgan a la nueva “RR” un altísimo nivel de especialización. El nuevo chasis resulta espectacular tanto visual como dinámicamente. La moto se siente más estable gracias a esos milímetros que ha ganado el bastidor en la parte baja y además mejora en agilidad; resulta verdaderamente sorprendente que los ingenieros hayan logrado reducir un peso global tan competitivo en casi dos kilos -68,2 por 66,4 kilos, en vacío-.

En consecuencia, los movimientos en parado son rápidos y precisos, mientras que las zonas difíciles parecen resolverse con mayor facilidad y exige físicamente al piloto únicamente lo justo.

Como es lógico, gran parte de esta buena culpa recae en la excelente homogeneidad de un sistema de suspensiones muy familiar; la horquilla Marzocchi con barras de aluminio es de lo mejorcito del mercado y lleva equipándose desde el año 2006 con magníficos resultados, mientras que el Sachs trasero está respondiendo mejor que el alabadísimo Öhlins y ofrece un tacto exquisito.

Bien también por el nuevo equipo de frenos trasero, aunque dado el gran rendimiento de la versión anterior es complicado apreciar las diferencias. Estéticamente la nueva bomba resulta sensacional, pero al aunar todos los componentes bajo una misma pieza en un sitio tan visual aumenta el posible riesgo de sufrir impactos.

En definitiva, lo verdaderamente difícil es encontrar un punto flaco a una moto tan bien acabada y competitiva. Sin duda en Gas Gas han realizado un grandísimo trabajo que asienta los buenos cimientos de la conocida gama 2011.

Por último cabe recordar que Gas Gas comercializa la versión Raga con todas las motorizaciones de “talla grande” y que, como toda buena réplica, se ofrece de forma limitada a un precio razonablemente superior.

Texto y fotos David Quer / Acción Chema Quer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *