gas gas factory 30 aniversario trial

Tutorial: extraer un tornillo desgastado

2189 Visto Dejar un comentario

Probablemente a casi todos se nos ha complicado la extracción de un tornillo en alguna ocasión. Puede deberse a la vejez, mal estado o simplemente un error propio al elegir la herramienta equivocada; lo más habitual es tener problemas para la extracción debido al deslizamiento entre la cabeza del tornillo y el destornillador.

Esta guía te explica cómo quitar estos tornillos de cualquier material o pieza en el que se hayan atorado.

Evitaremos empeorar el problema. Si la herramienta que estamos utilizando se resbala, dejaremos de usarla inmediatamente. El deslizamiento sólo seguirá desgastando más la cabeza del tornillo y hará más difícil poderlo quitar.

Debemos asegurarnos de estar tratando de girar el tornillo en la dirección correcta para sacarlo, que es por lo general – aunque no siempre – hacia la izquierda. Hacer presión hacia abajo además de girar ayudará a evitar el deslizamiento.

PROCESO PARA EXTRAER UN TORNILLO PASADO

1- Debemos intentar coger la llave exacta para cada tornillo. Demasiadas veces la causa del problema que estamos abordando es una llave mal escogida.

2- Si el tornillo tiene mala pinta de primeras, podemos empezar aplicando un poco de “tres en uno” o lubricante similar, dejándolo actuar unas horas y afrontando la situación con paciencia.

3- Procuraremos utilizar un destornillador manual en vez de uno eléctrico. De esta forma podremos hacer más presión en la parte posterior del destornillador y hacer la operación más lentamente.

4- Si aún asi no conseguimos aflojar el tornillo, la siguiente opción sería dar un golpe seco en la cabeza para que “suelte” el tornillo. Para hacer esta operación se interpone un tubo de metal del mismo diametro que la cabeza del tornillo y se da un golpe seco con el martillo. Tras el golpe debemos intentar repetir de nuevo la operación del punto número 3.

5- La mejor herramienta que puedes usar para estos casos es un extractor de tornillos. Son como una especie de desarmador pero con una rosca en la punta. La intención es que esta herramienta “escarbe” un poco en la cabeza del tornillo para poder sujetarse y hacerlo girar.

6- En caso de tener problemas con todos los pasos anteriores, la última solución es taladrar el tornillo entero. Perforaremos el tornillo con un taladro con una broca del mismo tamaño que el diámetro del tornillo. Al sustituir el tornillo dañado por otro, necesitaremos usar uno ligeramente más grueso, ya que las dimensiones del orificio se han modificado. Al pasar la broca del mismo diametro la rosca se verá dañada, por lo que deberemos pasar un “macho” de un diametro mayor para realizar una rosca nueva.

7- Un tornillo con la cabeza inexistente también puede ser extraído haciendo una ranura en la cabeza con una sierra pequeña. Una vez que está la ranura hecha puedes usar un destornillador normal.despues de realizar la ranura al tornillo es recomendable ayudarse de un “destornillador de impacto”. Esta herramienta es un destornillador de metal que hace una operación similar a la que buscamos con el punto 3. Al dar un “martillazo” en su parte posterior hace que la punta del mismo gire para aflojar el tornillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *