gg_portadaprueba

Comparativa Gas Gas TXT Pro 300 2013 vs Gas Gas Raga Replica 300 2012

948 Visto Dejar un comentario

El Trial es un segmento donde la oferta de modelos es, en proporción al número de aficionados, muy elevada. Existen ocho marcas con modelos en catálogo cuyas cilindradas superan el cuarto de litro, donde debemos sumar que, exceptuando Ossa, Scorpa y Montesa, ofrecen al menos dos motorizaciones. Si a esto le sumamos que al menos la mitad de estas marcas lanzan dos o más ediciones limitadas a lo largo del año, nos sale una cuenta con más de 20 modelos entre los que cada consumidor debe elegir tan solo una.

Dado que es imposible que cada aficionado pruebe todas y cada una de ellas, acabamos fiándonos de las recomendaciones de nuestro concesionario o, en el mejor de los casos, de referencias entre las amistades.

Con el fin de ofrecer más luz a esta cuestión, en Trialworld hemos optado por elaborar nuestra primera prueba del 2013 en formato comparativa. Para ello nos desplazamos hasta Andorra y enfrentamos en el mismo escenario a dos de los tres modelos más de la gama TXT Pro: la Raga Réplica y la versión estándar.

¿Más es mejor?

En 2013 se cumplen 10 años desde que Gas Gas decidiera lanzar una edición limitada de su TXT Pro bajo la denominación “Raga Réplica”. Alentada, quizás, por devolver la confianza a un consumidor que se había enfrentado a dos ediciones -2002 y 2003- de comprometida fiabilidad, Gas Gas acertó de lleno con esta estrategia. Consiguió desestacionalizar –todavía más- el momento de compra y a día de hoy son muchos los aficionados que esperan a Junio, y no a Septiembre, para cambiar su moto. Lógicamente, Sherco no tardó en lanzar sus versiones “R” o “Cabestany”, Ossa sus “Factory R” o “SSDT centenario”, Beta su “Factory”, Scorpa su “aniversario”, e incluso Montesa su “Repsol Edition”, aunque ésta última la acabaría agrupando los lanzamientos en Septiembre.

ggtxt2013
Gas Gas gama 2013
ggraga2012
Gas Gas Raga 2012

Gas Gas siempre ha querido imprimir a la “Raga Réplica” una imagen especial. Curiosamente, a partir de 2009 empezaron a variar entre sí incluso los colores del bastidor para acentuar más la personalidad de cada versión. En lo que respecta a nuestras protagonistas, ambas heredan la línea cromática de sus antecesoras, aunque mejorando la calidad y tacto de sus gráficas; coinciden en reforzar su espíritu corporativo con la presencia del nombre en los laterales de la caja del filtro.

gg_2012_ragatest2
El secreto más “pro” de la Raga Réplica reside en las suspensiones

Bajando al detalle, las diferencias entre ambas se deducen fácilmente. La más importante reside en el conjunto de suspensiones; mientras que la estándar mantiene el esquema Marzocchi – Sachs, la Raga monta por segundo año consecutivo un amortiguador Reiger regulable de 3 vías, esta vez combinado con una nueva horquilla Tech. Como podéis comprobar, se trata de conjuntos completamente diferentes.

Mecánicamente lo más destacable es que la Raga viene equipada con carburador Keihin en las versiones 280 y 300, manteniendo la 250 y toda la gama TXT de serie con el clásico y eficaz Dell´Orto.

En lo que respecta al resto de componentes y detalles, la Raga viene muy bien terminada, mientras que la 2013 se queda incluso algo corta. Las excéntricas del tren trasero son, por ejemplo, la noche y el día. Otros buenos detalles de la Raga son el manillar Renthal o las estriberas S3. Estéticamente las llantas reciben un anodizado en color negro y rojo para las tijas de la horquilla.

¿Qué trae la Gas Gas 2013 de novedoso? Verdaderamente, nada destacable respecto al modelo 2012. Hereda de la Raga el sistema de extracción rápida del eje selector, un nuevo link en el amortiguador trasero y nuevas bombas de freno y embrague.

Sobre los mandos 

Quedan ya lejos los años donde se tachaba a la TXT Pro de una moto poco fiable, de escasa robustez y demandante de un intensivo mantenimiento. Gas Gas ha sabido ir puliendo y evolucionando con sabiduría la TXT, innovando con fuerza cuando debía -2006, 2009 y 2011- y sobre todo, donde debía –parte ciclo-. A pesar de no ganar títulos internacionales desde 2006, en Gas Gas han mantenido un posicionamiento líder dentro del mercado y el rumbo tecnológico ha sido correcto –a diferencia de Beta, Montesa, Scorpa y Sherco, no llegó a lanzar su modelo 4T-.

El hecho de que en 2010 marcas como Ossa o Sherco lanzaran modelos de comprometida fiabilidad, sumado a la dejadez de Montesa, favoreció la migración de aficionados de estas marcas hacia Beta y Gas Gas. En 2013 la situación es bien diferente: Jotagas está en el mercado con una madurez aceptable, Ossa lucha con una gran moto contra su propia fama y Sherco tiene una ST extraordinaria.

gg_2013_test1
Buen rendimiento de la TXT estándar, pero sin novedades relevantes en 2013

Este panorama no invitaría a Gas Gas a relajarse, pero la gama 2013 sí demuestra prudencia y continuidad. Ni siquiera cromáticamente se siente diferente; tienes que fijarte muy bien para encontrar diferencias al primer golpe de vista con una 2012, e incluso con una 2011. En la Raga han puesto más carne en el asador y bien podría haber sido más generosa como donante de componentes sobre la 2013.

Una vez que te pones a los mandos aprecias importantes diferencias entre ambas. Merece la pena disfrutar de los extraordinarios estribos S3 y manillar Renthal; es una cuestión muy personal y de sensaciones, pero se agradecen las geometrías y calidad en los únicos componentes que conectan el binomio conjunto/piloto.

La TXT es una moto muy noble y estable. Desde el primer momento sientes que el reparto de masas es óptimo, sin vicios, respirando, además, un carácter deportivo que tampoco incomodará a los amantes de los largos recorridos. La puesta en marcha, tanto con el carburador Dell´Orto como con el Keihin, no representa complicaciones.

Basta con recorrer los primeros metros para agradecer el retorno de los mandos AJP, sustituyendo a las mediocres bombas Fórmula que Gas Gas, como la mayoría del resto de marcas, se vio obligada a montar en su gama de serie. Ahora el tacto es menos esponjoso y el piloto gana sensibilidad durante el primer tercio del recorrido, que es el más decisivo en Trial. El embrague de Gas Gas es uno de los más progresivos del mercado, facilitando la adaptación del piloto y logrando unas reacciones más dulces que agradecerán, especialmente, los menos experimentados. Comparándolo, en la Beta el embrague es más on/off en este primer tercio del recorrido, mientras que en la Sherco, aunque es más progresivo que éste último, empieza a trabajar demasiado cerca del manillar. Ossa y Jotagas, por su parte, ofrecen un comportamiento más similar al de la Gas Gas.

Parte ciclo. La principal clave.

El mérito de Gas Gas no está en tener dos versiones “Pro” en catálogo, sino en saber cómo imprimir un carácter más “R” a una de ellas, sin caer en el error de que la otra a su lado parezca descafeinada. Para comprender bien ambas personalidades debemos centrarnos en el comportamiento de las suspensiones y saber si éstas atienden a las exigencias del público objetivo.

Gas Gas fue pionera en lanzar la Marzocchi con barras de aluminio en 2006 y hasta el día de hoy sigue en catálogo. Su comportamiento es intachable: suave, progresiva y capaz de aguantar ejemplarmente las fuertes recepciones. Resulta idónea para pilotos de nivel básico y medio; aquellos que realizan un pilotaje más deportivo probablemente echarán en falta unas reacciones más rápidas y estables.

gg_2012_ragatest4
Rendimiento óptimo en ambos modelos, pero con personalidades enfocadas a diferentes públicos

La horquilla Tech de la “Raga”, por su parte, parte con la desventaja de ser algo más pesada. Lo positivo es que sus componentes internos tienen mayor calidad y su respuesta dinámica se corresponde perfectamente con lo que demanda un piloto “top”. Reacciones más rápidas, aplomo y estabilidad son sus principales bazas.

Detrás, el amortiguador Reiger es, con permiso del Showa de la Cota, el mejor del mercado. Calca el terreno a la perfección y ofrece unas reacciones muy nobles. El Sachs es más rebotón y quizás ayuda más al piloto medio en los obstáculos, mientras que para la práctica de alto nivel sus reacciones son algo impredecibles y la moto no aguanta con tanta precisión su posición en los obstáculos más exigentes.

En resumidas cuentas, se cumple lo que debe ser. A nivel de parte ciclo la TXT estándar es más eficaz para las necesidades del piloto con nivel básico y medio, sin despreciar a los más exigentes. Eso sí, estos últimos echarán en falta más precisión. Ahí entra la “Raga” con su acertado esquema Tech- Reiger.

Motorizaciones a medida

Gas Gas es la única marca que ofrece tres motorizaciones diferentes -superiores al cuarto de litro- de un mismo modelo –JTG también lo hará-: 250, 280 y 300cc. Si a ello le sumamos la posibilidad de incorporar el carburador Keihin en las dos versiones superiores de la “Raga”, nos suma un total de cinco opciones bajo una misma carrocería.

El Keihin imprime más carácter a la moto, pero tradicionalmente no es tan fácil de poner a punto como el Dell´Orto. Si no eres un piloto “top”, te recomendamos quedarte con el Dell´Orto. De cualquier forma, Gas Gas entrega la “Raga” de serie con el Dell´Orto y el Keihin –solo en la 280 y 300- en una caja aparte, así que puedes probar ambas opciones hasta que te convenzas.

Lo más importante será elegir bien la cilindrada. Aquí debemos soltar una lanza a favor de la versión más completa y, probablemente, también la menos popular: 250. Progresiva, intuitiva y con buen par, esta cilindrada pone las cosas fáciles al piloto, especialmente en la gama baja de revoluciones, donde es fácil modular la potencia y ganar efectividad en giros uno zonas de baja tracción. En Trial, tener más no siempre es mejor. Quizás todo lo contrario. Es preferible que aprender a encontrar más rendimiento de motor a través del puño de gas, que estar poniendo un pie detrás de otro porque la moto nos adelanta a la salida de cada giro.

La 280 es más nerviosa incluso que la 300. Ésta última ofrece mucho par y quizás sea la moto idónea para los pilotos XL o aquellos cuyo estilo de pilotaje es más propicio a trabajar en bajas revoluciones, marchas largas o simplemente les gusta llevar mucho motor en el puño derecho. La 280 es rabiosa, indiscreta, salvaje y perfecta para un pilotaje exigente donde se demandan rápidas reacciones.

Cualquiera de los tres motores ofrecen prestaciones de primer nivel y de absoluta referencia en el mercado. Es complicado buscar un punto débil al motor gerundense. Quizás, lo más difícil, sea escoger el apropiado para tu pilotaje y exigencias.

En resumidas cuentas, Gas Gas afronta una nueva edición con productos de primera línea en prestaciones y componentes. La efectividad de la gama 2013 es fruto de un trabajo constante, pero no aporta nada nuevo, ni estética ni funcionalmente. Le falta gancho y argumentos para convencer al consumidor para cambiar de moto por mero placer; probablemente, cautive más a los que tengan necesidad o busquen un cambio de aires. Una alternativa a ese cambio de aires puede ser la “Raga”. Los argumentos técnicos son potentes, pero refuerzan su atractivo la generosa lista de pequeños componentes y detalles que diferencian a esta versión especial.

Precio Gas Gas TXT Pro 300 2013: 5.843,9 €

Precio Gas Gas TXT Pro Raga 300 2012: 6.632,6 €

Texto y fotos: David Quer / Acción: Chema Quer 

gg_ficha_13gg_ficha_raga12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *