A pesar de la rápida evolución del mercado y la proliferación de nuevas marcas con soluciones técnicas rompedoras, Beta sigue apostando con firmeza por la filosofía que ha regido a sus predecesoras, introduciendo pocas y selectas novedades, pero bien enfocadas a un mismo fin; de cara a la edición 2011 no es otro que mejorar el reparto de pesos para ganar efectividad.

Para esta prueba además contamos con la prestigiosa colaboración de Marcel Justribó, Campeón de Europa 1995, perfecto conocedor de la marca y un piloto con unas destrezas innatas que hoy en día mantiene su afición al Trial con una pasión envidiable. No os perdáis sus interesantes declaraciones.

Al detalle: el motor.

Como podéis comprobar, la lista de novedades que anuncia Beta sobre su modelo de Trial, denominado EVO, es realmente escueta. Básicamente se ha trabajado en reposicionar el bloque motor buscando unas nuevas geometrías, más altas, en vistas de mejorar el centro de gravedad del conjunto.

 

Al detalle: el chasis.

Obviamente, los tirantes del bastidor han sufrido leves modificaciones para recibir los mencionados cambios en la posición del bloque motor. El resto de cambios han seguido la misma dirección, de tal forma que el manillar ahora se encuentra más adelantado y bajo, a fin de obtener mayor sensación sobre el tren delantero y permitir que la moto ruede más equilibrada.

En el apartado de suspensiones hay cambios en el amortiguador, que se anuncia más duro, en vistas de aguantar mejor los fuertes impactos, donde hasta el momento la Beta pecaba de ser algo blanda e inestable. Por último, la lista de novedades se completa con pequeños detalles, como el freno trasero con bomba integrada, una tornillería más ligera (y ancha en el caso de los plásticos que fijan la carrocería)y cambios en llanta trasera buscando una mayor estanqueidad.

Prueba a fondo

Basta con echar la mirada atrás para comprender la razón que justifica los pocos cambios que Beta introduce en sus modelos de año en año. Tanto la Techno como la Rev3 se mantuvieron alrededor de ocho ediciones en el mercado sin recibir cambios trascendentales, salvo alguna excepción puntual. La lectura que queremos hacer, es que Beta apuesta por un gran cambio radical cada un número determinado de años, donde bastidor y mecánica se renuevan casi por completo, en vez de hacerlo de forma progresiva, como Gas Gas o Sherco.

La EVO llegó coincidiendo con la última prueba del Campeonato del Mundo, en Castellolí (Barcelona) 2008, justo cuando Bou se proclamó nuevamente Campeón del Mundo de Trial. Allí estábamos presentes cuando la gente de Beta, ante la atenta mirada de espectadores como Fajardo o Lampkin, levantó el telón de la nueva saga italiana, que se acabó denominando EVO. Los dos pilotos de la marca declararon no haber intervenido en la evolución de dicho prototipo, y a juzgar por la lista de novedades que Beta lleva anunciando estas ediciones de la EVO, tampoco han debido intervenir demasiado (probablemente por voluntad ajena) en la evolución del modelo de serie. Ahora las riendas quedan en manos de James Dabill, que ya ha debutado con ella en el indoor de Sheffield con muy buenas sensaciones.

Sin más preámbulos vamos a ponernos a los mandos de la Beta EVO 290 para desvelaros todos sus encantos. Para ello contamos con la prestigiosa colaboración de Marcel Justribó, que conoce perfectamente la marca transalpiba, ya que compitió a los mandos de la Techno en alta competición. Marcel es Campeón de Europa 1995 y actualmente colabora con Jordi Pascuet en el espectáculo ambulante de Trial denominado Trialshows, además de impartir clases particulares de Trial en Lérida.

A los mandos

Como viene siendo habitual, para poner en marcha su pistón de 289cc debemos buscar la palanca de arranque en el lado izquierdo. La operación se completa de una forma fácil y efectiva tanto en frio como en caliente, así que la adaptación para los diestros resulta inmediata. Una vez en marcha la Evo nos aporta inmediatamente un cóctel de sensaciones: se aprecia el aplomo general del conjunto, la delgadez de sus formas nos inspira ligereza y la panorámica desde el puesto de mandos nos confirma la buena terminación de todo el conjunto. Tal y como decíamos, la caja de cambios conserva el excelente tacto y precisión de las versiones anteriores, con un recorrido más bien corto en comparación a sus rivales.

Nos bastan otros pocos minutos para confirmar que sigue siendo una moto marcada por una acentuada personalidad e inconfundible carácter Beta, con ese nervio y equilibrio que otorga al piloto una gran confianza cuando se dispone a sus mandos. No vamos a engañaros y es verdad que comprender las reacciones de la EVO no es tan sencillo como en otras marcas, sino que requiere un pequeño proceso de adaptación para terminar de encontrarse cómodo. Si tenéis la suficiente paciencia y confianza, nuestra protagonista asegura que, gracias a sus múltiples secretos, algo nuevo aprenderás con ella cada día.

El motor

Mecánicamente la Evo funciona como un reloj. El motor empuja mucho desde bajas revoluciones, pero con la suficiente sutileza como para no comprometer la tracción. A partir de ahí la respuesta es muy fina y lineal, desembocando en un alto régimen de infarto bien justificado por una potencia máxima realmente escalofriante para una 2T de estas características. Por último confirmaros que el embrague siendo rápido y eficaz, aunque quizás demasiado sensible para el aficionado medio; nada que no se cure echando una dosis extra de horas encima de la moto.

La parte ciclo

Las características de este embrague contribuye a que físicamente sea bastante exigente. Obviamente, lo es más en espacios cerrados, donde hay que trabajar mucho con el cuerpo para compensar un tren trasero que en las anteriores ediciones ha pecado de ser poco contundente e impreciso. Con la llegada de un nuevo muelle generosamente más duro han mejorado notablemente las sensaciones y confianza del piloto a la hora de realizar, sobre todo, grandes obstáculos. Delante rueda como un tiralíneas. Se ha conseguido un buen compromiso entre aplomo y estabilidad. Resulta ágil y muy noble; intuitiva en líneas generales.

La opinión de Marcel Justribó

“Mi opinión personal no puede ser más positiva, creo que es la mejor moto que hay actualmente en el mercado. Su motor es muy fino, nada brusco, así que te permite familiarizarte con la moto rápidamente y sacar el máximo partido en cualquier tipo de zonas. Cuando la cosa se complica y hay que ir con mucho gas, la respuesta en alto régimen es también impecable para pilotos de cualquier nivel. También debo decir que me encanta el sonido del escape, es característico de Beta, con mucha personalidad y siempre lleno.

Otro de los detalles a destacar es la acertada relación de cambio propuesta por Beta. La primera es perfecta para hacer zonas de piedras, con tacto, y equilibrios. La segunda es perfecta como velocidad estándar si no tienes mucho nivel, ya que te permite afrontar casi cualquier tipo de obstáculos y es fácil sentirse cómo sin tener que estar pendiente de este apartado. Personalmente suelo usar mucho la primera por comodidad. La segunda ofrece grandes diferencias con la primera, así que si aprendes a administrar bien las diferencias entre ambas, conseguirás sacar el máximo partido a su motor. La tercera también es muy polivalente, sobre todo para rampas y grandes escalones.

Las suspensiones son muy agradables. La trasera ha mejorado mucho con el nuevo muelle, me encanta la estabilidad y ayuda que ofrece a la hora de saltar y subir escalones. No es nada rebotona. Delante tampoco nada que objetar; la horquilla viene muy fina según sale de serie, aunque sería bueno ajustarla si vas a hacer Trial de alto nivel, ya que en grandes obstáculos puedes encontrarte con el tope.

El embrague es uno de los puntos débiles que puede tener la Beta, aunque solamente en frío, cuando los discos están muy pegados y al engranar la velocidad la moto tiene a avanzar. Es cuestión de acostumbrarse, nada grave…

A nivel de bastidor Beta sigue manteniendo la buena línea de anteriores versiones, recordándome también a la Montesa, donde es fácil encontrar el equilibrio y sentir la estabilidad. Nada que objetar respecto a la posición de conducción: muy neutral y cómoda.”

Conclusiones

La Beta EVO es una moto que brilla con luz propia. Es un concepto bastante diferente y personal en comparación con el resto de modelos, muy bien terminada en todos los apartados y llena de sorpresas que invitan al usuario a aprender algo nuevo en cada salida.Abunda la calidad, los grandes detalles y el trabajo bien hecho. No os va a defraudar porque es una grandísima moto cuyo principal inconveniente no es otro que la imparable evolución que están experimentando sus rivales. Es fácil quedarse atrás de un año para otro, y Beta de cara al 2012 debería imponer una buena dieta a la EVO si quiere mantenerse al día, tanto en competición como en los concesionarios.

 

RELATED ITEMS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *