trial clasicas maeztu

La magia de los 2 dias de Trial de Clasicas de Maeztu

1202 Visto 2 Comentarios

¡Muy buenas zonas!

No me he olvidado, no. Tenemos a pocos días vista la octava edición de este trial de clásicas y ha llegado el momento de comentar todo lo concerniente a esta maravillosa prueba. No por sus parajes y zonas, que también, si no por la cordialidad de su gente y sus tradiciones.

“Señoras y señores”, les dejo con esta entrada “en primera” de los 2 Días de Trial de Clásicas de MAEZTU.

Es el único trial en el que he participado en todas y cada una de sus ediciones (7 veces). Lo he visto crecer y mejorar edición tras edición, han ido cambiando la fecha de celebración, pero siempre para que los trialeros, cada vez que nos acerquemos a tierras alavesas, podamos disfrutar de la mejor edición del trial de Maeztu.

Lejos quedan aquellas primeras ediciones que se realizaron en otoño con lluvia, frío y un desagradable viento, pero ahora, al recordarlo, no dejo de pensar que fueron de las mejores, también las más duras. El trial de Maeztu, como otros ya comentados, se ha convertido en uno de los triales clásicos de dos días que más me gusta dentro de la península y, sobre todo, en uno de mis favoritos porque no es solo trial clásico, que también, es mucho más: son momentos de familia, de amigos, de risas, de buen comer y beber, en definitiva, de pasarlo bien y recordarlo siempre.

Como he comentado, he asistido a todas las ediciones. El moto club +Gas ha sabido crear un trial de referencia nacional. Cientos de amigos, odiseas y anécdotas, a cual más variada, pero me quedo con estas:

8 de noviembre de 2009

Primera edición. Formaba parte de la última prueba de la Copa de España 2009.

Nuestra hija Marta y Asier hacía poco más de un año que habían empezado su relación sentimental y la visita a mi primer trial en el País Vasco fue en esta ocasión. Orbiso, pueblo de Asier (Puy y Serafín) está a escasos 10 minutos de Maeztu, por lo que fuimos muy amablemente invitados a su casa, conociendo y deleitando lo que significa comer un buen chuletón.

Para esta ocasión elegí la Bultaco Sherpa 199B, y acabé el trial por los pelos, con rotura de motor incluida. Llovió tanto que el agua entró por todas partes, el motor recién estrenado de la Sherpa no lo soportó.

Sobre el trial me voy a extender un poco más.

Maeztu no tenía que ser la última prueba de la Copa de España, pero la anulación de Alcañiz hizo que los amigos del norte se pusieran las pilas para volver a tener un trial en su zona después de muchos años, aunque la fecha elegida para la celebración del trial (llegada de rebote), ya predecía que no íbamos a poder ir en manga corta.

trialclasicas_maeztu_2

Las previsiones eran de lo peor que se podía esperar, viento, lluvia y frío, vamos… que se avecinaba un trial de los “auténticos”. 12 zonas en un precioso recorrido de unos 10 Km.

12 zonas que quedaron reducidas a 9 en la segunda vuelta, por el buen criterio de la organización de anularlas, ya que los controles estaban a punto de sufrir hipotermia. A algunos no les gustó esta decisión, pero hemos de recordar que la integridad de los pilotos es importante, pero la de los controles es sagrada. Las tres últimas zonas estaban a los cuatro vientos y ni paraguas, ni ropa de abrigo, ni ropa de agua, hicieron entrar en calor en ningún momento a los pobres jueces de zona.

Como piloto tampoco entrabas en calor en ningún momento, ya que la temperatura reinante en la mañana fue de no más de 5-6 grados, pero La sensación era de mucho frío pues no paró de llover y ventar.

17 de octubre de 2010

Segunda edición. Formaba parte también de una de las pruebas de la Copa de España 2010. Para esta ocasión elegí la Honda TLR 250.

Lo primero, felicitar a mi familia vasca, buffff! pedazo de gente, de buena gente.

Saben que no me iría nunca de su casa (que ya la siento como mía) por lo bien que nos tratan cada vez que nos alojamos allí. Una vez más aquel fin de semana quedó grabado en mi “disco duro trialero” como los difíciles de olvidar y sobre todo de digerir, jajajaja….

Por lo que respecta al trial.

Lo sabía, sabía que tanta comida, chuletón, níscalos, pimientos, etc. me pasarían factura. Se me atravesaron algunas zonas, me rallé más que nunca y me entraron “pájaras” una detrás de otra. Quizás pequé de exceso de confianza al comentar a algún miembro de la organización que el trial había tenido demasiado nivel (en verde), pero fui yo el que se convenció de que me estaba haciendo mayor a marchas forzadas.

Me retiré, no lo había hecho en ningún trial desde que compito asiduamente en clásicas y es que el trial tiene mucho de técnica, pero también de “coco” y yo lo tenía…ni se sabe donde. De todas maneras, es lo que tiene divertirse más estando entre amigos / familia / moto / trial dejando en segundo término el tema competición.

2 de octubre de 2011

Tercera edición, que era la quinta y penúltima cita puntuable para la Copa de España de Trial de Clásicas. Para esta ocasión la moto elegida fue la Bultaco Sherpa Kit Campeón.

Esta edición vino marcada por el estado de salud de mis suegros. Ello haría que Mercè no se pudiera desplazar a Maeztu y lo tuviera que hacer solo con nuestra hija Marta. Ella fue la responsable y encargada de realizar las fotos que su madre no podría hacer.

Este año me había propuesto hacer entera la Copa de España en la categoría Pre-72. El resultado de esta prueba condicionaría la clasificación general. La presión de esto unido a que cada vez entiendo menos los desplazamientos sin Mercè, hicieron mella en mi estado y todo y que creo que no lo hice mal, hubo quien lo hizo mejor.

La Copa de España Pre-72 se decidiría en la última prueba en Pobladura de las Regueras y cuatro pilotos tenían al alcance llevársela, pero el desánimo se apoderó de mi, renunciando al desplazamiento y de rebote a no ganar la Copa de España de Clásicas 2011 en la que al final quedé tercero.

16 de septiembre de 2012

Cuarta edición puntuable para la Copa de España de Trial de Clásicas. En esta ocasión participé con la Bultaco Sherpa Kit Campeón.

Con mucha pena, no tenía clara mi presencia en Maeztu. El fallecimiento de la madre de Mercè 5 días antes, todo y que era esperado, nos dejó a la familia algo “tocada”, pero decidimos que mejor cambiar de “aires”, ya que además a ella no le hubiera gustado, para nada, que modificáramos los planes por su “culpa”.

Decidido con una rapidez inusual en mí, nos acompañó mi sobrino Daniel. Justo entonces empezaba a practicar trial y seguir éste, sería el primero con su tío. Me hacía, nos hacía especial ilusión.

Una vez más, nos sentimos muy bien acogidos en casa de Asier. Otra vez tuve que retirar un pijama por quedarme justo después de los “atracones” de chuletones y demás manjares de la zona, ya que no me cansaré de repetir que tenemos un país en el que se come mejor del mundo.

Quise agradecer a mi sobrino Dani la función de “mochilero”. Supo entender en todo momento cuándo necesitaba refrigerios y seguramente fue el “talismán” de este primer y buscado pódium en el trial de Maeztu, pero de quien no me puedo olvidar es de mi suegra “la Bibi”.

Estoy seguro que en más de una ocasión hizo, desde donde esté, que no se me escapara aquel pie tonto, que no se me calara la moto en aquel paso complicado y seguramente fue la responsable de que no me tuviera que retirar, aún llevando el tensor de la cadena roto toda la segunda vuelta. Ella sabía que me hacía especial ilusión llevarme uno de los bonitos trofeos del +Gas (no lo había conseguido en las tres anteriores ediciones) y puso todos los medios para que lo consiguiera, a lo grande, siendo el primer clasificado, no solo de mi categoría (Pre’72), sino, de todo el nivel amarillo.

14-15 de septiembre de 2013

Quinta edición, primera en formato de 2 días y válida para el Trofeo Sotobike por equipos. Fui con la Bultaco Sherpa Kit Campeón. Este año se estrenaba como piloto clásico mi yerno Asier, participando en el nivel más alto con una Fantic 300. Mi sobrino Daniel se encargaría de la asistencia, esta vez con la “prestada” Beta Factory de Asier.

Todo empezó el viernes con una visita a Laguardia, donde nos esperaban para hacer una visita guiada a una bodega, para finalizar con una comida a base de productos típicos de la Rioja Alavesa. Este año conseguiría “arrastrar” a gran parte de la peña motocatera, pero si de algo me alegré, fue del reencuentro con una de mis mejores amigas.

Después de seis años de sufrimiento, de padecer, de llorar y de maldecir a todo Dios, por fin pudimos contar con la presencia de María Dolors. Lo sabía, no estaba en su mejor momento, pero ¿y qué? Estaba allí, entre nosotros y a mí (a nosotros) era lo único que me (nos) importaba.

El viernes por la tarde se produjo una anécdota divertida. El gran fotógrafo Pep Segalés me pidió el casco para ir a inspeccionar las zonas. Me lo devolvió más que sudado, chorreando agua. Se lo recriminé, jajaja. También el mismo viernes por la tarde se hicieron las oportunas verificaciones + abrazos + risas +Gas.

+Gas: un moto club joven, del 2007, pero con una trayectoria excelente y cinco ediciones (esta de dos días) del Trial Clásico de Maeztu. Además ese año con la presencia de Amós Bilbao, Jordi Tarrés y el domingo, también, de Jaime Busto con una Merlin.

20 zonas muy bien repartidas en un recorrido de unos 22 Km. que hicieron las delicias de los cerca de 90 pilotos. Nosotros englobados en el equipo “176 Years Old” con Josep Soldevila, José Mª Martínez y un servidor. Nombre de equipo irrepetible, como incontestable fue la victoria.

Otro fin de semana para enmarcar en el baúl de los recuerdos, de los buenos recuerdos, de los que Mercè se encargó de inmortalizar con las más de 2.500 imágenes.

28-29 de junio de 2014

Sexta edición, segunda en formato de 2 días. Este año se volvió a adelantar la fecha, celebrándose a finales de junio. En esta ocasión participé con la Honda TLR 250.

Se estrenaba como piloto clásico mi sobrino Daniel, participando con una Fantic 300. También nos acompañaba por primera vez Margarita, mi hermana y madre de Daniel. Sería la primera vez que Asier correría este trial como “vasco-catalán” ya que hacía más de nueve meses que había fijado su residencia en Barcelona.

Es de agradecer la presencia de Jordi Tarrés y Manel Soler.

Destacar el detalle que me dieron los del +Gas. Un cómodo chaleco azul igual a los que llevaban todos los organizadores. Lo llevaré con orgullo.

No quisiera dejar de comentar lo bien que se lo pasaron las mujeres en la visita que hicieron a Vitoria y la magnífica guía que fue la esposa de Javi Aldecoa. Del trial poco voy a comentar ya que el vídeo realizado demuestra, una vez más, que es mejor una imagen que mil palabras.

25-26 de abril de 2015

Séptima edición, tercera en formato de 2 días y válida para el Trofeo Sotobike, ahora individual. Este año se volvió a adelantar la fecha más, eligiendo finales de abril. Participé con la Honda TLR 250.

Sabía que no sería un fin de semana normal. Había suficientes motivos para volver a saborearlo y para no olvidarlo en la vida, por lo que vayamos por partes.

La presencia de mi hermana Margarita y de mi sobrino Daniel en su segundo Maeztu clásico, la siempre agradable compañía de mi mujer Mercè y mi hija Marta, la segunda edición de mi yerno Asier, ahora ya más como catatán que como vasco, jajaja…, y volver a encontrarnos con nuestra familia “política”: Serafín, Puy, Toño y la abuela Concha, era pronóstico de que, al menos en el tema familiar, serían dos días muy gratificantes.

Pero quiero tener un especial recuerdo para la abuela Concha, madre de Puy y abuela de Asier, que nos dejó el 31 de agosto de ese mismo año. Siempre me quedará el recuerdo de su mágica sonrisa, de su mirada, de sus silencios voluntarios, del calor de su compañía y por descontado de su encantador trato personal. ¡Descansa en paz abuela!

Ya de camino para Maeztu, con parte de la “pandi” tuvimos la oportunidad de comernos los primeros chuletones, más concretamente en Lodosa. Otra vez me tocó verificar y bajar por las “putas” escaleras del frontón las tres motos, la de Asier, Dani (esta vez con la Sherpa 199B) y la mía, ya que ellos llegaron más tarde a Maeztu, después de sus jornadas laborales correspondientes.

El pack de bienvenida (como siempre) fue espectacular y es de agradecer que cada vez haya más inscritos. Los que no hayan estado todavía en el trial de clásicas de Maeztu, no saben lo que se están perdiendo.

El sábado, primer día del trial, bajo un cielo entre nubes y claros, uno a uno, íbamos subiendo las escaleras del frontón para situarnos en la rampa de salida donde, después de un “aurresku” (danza típica del país), salíamos hacia las 20 zonas excelentemente marcadas.

El trial no se hizo largo, ni tan siquiera pesado ya que discurría por una interzona y unos parajes dignos de admiración. Me quedaría corto en adjetivos, por lo que solo diré uno y en mayúsculas: ¡FANTÁSTICO!

Sabando: repostaje y avituallamiento. Como no había colas en las zonas, el ambiente era muy distendido, ¡NOS LO PASAMOS GENIAL!. Nos sobró todo el tiempo del mundo para “saborear” los comentarios de las zonas en el restaurante Los Roturos, ya que además volvió a ser un acierto tomar la hora de carrera al final de la última zona.

Mientras, las mujeres habían estado en Laguardia y Logroño realizando una magnífica visita cultural por el casco antiguo, pero de lo que se llevaron un grato recuerdo es del “hartón” de pinchos y helados que se metieron en el cuerpo en la calle del Laurel, “¡PAEXPLOTAR!”

Ya a media tarde y en el IZKI, el +GAS nos volvió a deleitar con un suculento “pica pica”. También nos deleitaron con una exhibición de “harrijasotzea” o levantadores de piedras.

El domingo amaneció nublado, pero acabó lloviendo. Asier prefirió no salir ya que el sábado se dio un golpe en el pie y, cojeando, le entraron todos los miedos, porque apenas una semana después se disponía a correr en los 6 días de Escocia, los famosos Scottish.

Para este segundo día, también realizamos 20 zonas. De nuevo en Sabando repetimos repostaje y avituallamiento.

Fin, ya solo nos faltó cargar las motos, el reparto de premios, volver a deleitar un “pica pica” ofrecido por la organización, despedirnos y abrazarnos hasta el próximo año, ya que este trial… ¡SIEMPRE FORMARÁ PARTE DE MI AGENDA!

No sé qué tiene este trial que me tiene enganchado, no me he perdido ninguna edición. De hecho sí que lo sé, es toda esta gente del País Vasco que me tienen “atrapado”. Da igual si se apellidan Clemente o Goicoetxea, para mí son todos vascos, jajaja… pero sobre todo son ¡MUY BUENA GENTE!

Es cierto que al finalizar un trial tan arduo y lleno de dificultades, es inevitable que te asalte un muy humano egocentrismo que te lleva a concentrar la mayor parte del mérito en el aporte que hemos hecho los trialeros (inscritos). Sin embargo, si hacemos un análisis objetivo, nos muestra inmediatamente que la magnitud de ese aporte hubiese sido imposible sin la participación de personas que han facilitado las cosas para que este trial llegue a un feliz término.

Por todo ello, es para mí un verdadero placer utilizar este espacio para ser justo y consecuente con estas personas, expresándoles mi agradecimiento, pero sobre todo comentar a José Luis, Fernando, los dos Jesús, Gaizka, jueces de zona, organización en general del +Gas, que tenéis que estar francamente orgullosos porque, cuando las cosas se hacen bien, hay que reconocer que se han hecho bien. El “capital” social y humano que se respira en esta organización, es digno de admiración. El clima y cultura organizacional es tan positivo y saludable que se plasma en las zonas, pero sobretodo en el trato (al menos a mi así me lo parece), y además, con el complemento tan sustancial de poder disfrutar de zonas e interzonas en el marco incomparable de la montaña alavesa.

Como habréis podido comprobar, esta prueba significa mucho más que 2 días de trial clásico. Meztu ha sido, es y será muy especial para mí y si tengo que recomendar un trial de fuera de Cataluña, sin duda este estará en los primeros de la lista.

Si no habéis ido nunca, los próximos 16 y 17 de abril tenéis otra oportunidad, no os arrepentiréis.

David ha facilitado los medios para canalizar cualquier comentario, pero si lo queréis hacer más personalizado, siempre me encontraréis en bonaigua@bonaigua-trial.com

¡Muchos ceros!

Víctor Martín

“bonaigua”

 

 

 

 

 

RELATED ITEMS
2 Comments
  1. Alberto Zarate

    4 marzo, 2016 en 18:44

    Bonaigua: madre mía. Impresionante redacción de las 7 ediciones. Ni yo mismo me acuerdo. Vaya nivel de detalle. Estamos ansiosos por recibiros y celebrar esta nueva edición. Muchas gracias por vuestro apoyo incondicional.

    • Víctor

      11 marzo, 2016 en 19:49

      jajajaja… usted no sabe con quien está hablando! jajajaja… Gracias Alberto, nos vemos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *