La Gas Gas Randonné encaja en el segmento al que nosotros denominamos Trial-Excursión, que ofrece al mercado varias alternativas que van desde modelos más “ruteros” como pueden ser la familia de las ALP de Beta y la KTM Freeride 350, hasta modelos más trialeros como pueden ser la Ossa Explorer y la unidad que hoy probamos, la Gas Gas Randonné 125 4T.

Fiablidad + Calidad

Uno de los puntos fuertes de este modelo lo encontramos en motor. El elegido ha sido un veterano y muy fiable motor 4T 125 de origen Yamaha que ofrece robustez, mínimo consumo y bajo mantenimiento.

Por otro lado, de un golpe de vista podemos observar que muchos de sus componentes derivan la versión trialera TXT pro, como pueden ser el chasis, basculante, suspensiones, frenos, manillar… Incluso el escape final nos recuerda al que montaban los modelos Gas Gas TXT Edition y los primeros modelos de las Gas Gas Pro.

La principal diferencia estética la encontramos en el asiento, que da una solución brillante y rápida que nos permite con apenas un tornillo convertirla en una moto más trialera.

randonne 1

Despues de analizar la moto al detalle, muchos de nosotros nos preguntamos porque Gas Gas ha introducido un motor de reducida cilindrada, y la respuesta es bien fácil:

Todos los usuarios que decidan adquirir una Randonné podrán conducir de forma legal desde los 16 años o con el carnet de coche B, ya que la potencia declarada es inferior a los a los 15 CV.

Todos los atributos comentados anteriormente hacen de esta Gas Gas una moto divertida y polivalente para iniciarse en el mundo de la moto, disfrutando de excursiones por campo y trial aficionado.
La Randonne dispone de arranque eléctrico y un asiento para acentuar su polivalencia y comodidad

Es idónea también para el público femenino. Su dócil motor 125 4T es perfecto para quienes se inician
A los mandos

Lo primero que llama nuestra atención es el gran trabajo que han realizado en Gas Gas para facilitar la puesta en marcha. La Randonné dispone de arranque eléctrico y como podemos observar en las fotografías, la leva para “poner” el aire esta situada en el manillar, por lo que la labor de puesta en marcha resulta ser un mero trámite. Cabe decir que también dispone de palanca de arranque en caso de que se agotase la batería.

randonne 3

Una vez rodando, lo que encontramos es una moto muy cómoda que invita a disfrutar de plácidamente de pistas, trialeras e incluso zonas más técnicas.

Después de haber probado las capacidad trialera de la Randonné y haber visto videos de varios pilotos japoneses compitiendo con ella, no cabe duda de que los límites los pone más el piloto que la moto. Eso sí, si lo que queremos es destinarla a un fin más trialero, es necesario echar mano del kit que viene con la moto y cambiar la corona para acortar el desarrollo.
La Gas Gas Randonne tiene un modesto espíritu aventurero aderezado por una extraordinaria fiabilidad y bajo consumo
En cuanto al motor, ya hemos comentado que se encuentra “limitado” para cumplir con la potencia máxima permitida, de modo que si tratamos de poner en apuros a esta trailera, tendremos que aceptar el divertido reto de contrarrestar la falta de potencia con la habilidad técnica, usando más si cabe las suspensiones y del cuerpo para superar obstáculos.

gg_randonne randonne_jap1

Uno de los puntos que encontramos mejorables es que el motor sobresale más de lo deseable y podría estar expuesto a golpes en caso de caída.

Por otro lado la palanca de cambios resulta alejada si lo que queremos es hacer excursiones sentado y cambiar sin mover el pie de la estribera, aunque por otro lado resulta bien colocada si lo que buscamos es hacer zonas más trialeras sin que nos estorbe la palanca de cambios.

En el apartado de suspensiones si comparamos con otras alternativas más endureras como la Freeride, pierde terreno en pistas rápidas donde se alcanzan velocidades de crucero altas debido a que las suspensiones derivan directamente su hermana trialera.

En general podemos decir que la Randonné es una buena elección para pilotos noveles, poco exigente en cuanto a físico y en cuanto a mantenimiento técnico.

Texto y fotos: José María Quer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *