parque cerrado scottish trial

El placer de vivir la experiencia de los Scottish Six Days Trial

1065 Visto 2 Comentarios

¡Muy buenas zonas!

En mi anterior entrada sobre los Scottish comentaba que es una prueba única en el mundo, que recomendaba vivir en alguna ocasión, como piloto o como simple espectador. Pues bien, antes de finalizar el año quisiera comentar la recién celebrada edición de 2015 donde disfruté como espectador de los 6 Días de Escocia, pero vayamos por partes.

Personalmente, pienso que viajar por Escocia, con el idioma, el cambio de moneda, los galones, millas y sobre todo conducir por la izquierda, se hace muy incómodo, pero las Highlands son el corazón y el verdadero símbolo de Escocia, su parte más salvaje, indómita y pintoresca, que me ha sabido cautivar con su belleza infinita.

Lugares dignos de postal, suelos de héroes legendarios, paisajes grandiosos, montañas imponentes, bosques antiguos que se lanzan hacia el mar, lagos de agua dulce que se confunden con los profundísimos fiordos del océano, animales en estado salvaje, valles solitarios y territorios sin presencia humana que dejan sin aliento.

Allí los pueblos habitados son muy pocos y te puedes encontrar conduciendo durante horas en medio de la naturaleza en estado puro, rodeados sólo de llanura, lagos y bosques de pinos: un paisaje inolvidable que, durante siglos, ha alimentado leyendas y batallas, un escenario de fábula que deleita a los amantes de la fotografía (de la cámara de Mercè salieron cerca de 7.000 fotografías).

Las Highlands son la postal que imaginas de Escocia, una región inspiradora y maravillosa por sus paisajes y su historia. Adentrarte en su naturaleza salvaje y cargar las pilas practicando trial es no sólo muy reconfortante para los trialeros que buscan hazañas y objetivos por cumplir, sino que, explorar sus muchas montañas, sus imponentes islas y la costa que te llevará hacia la ruta del Whisky de Malta no tiene precio.

Dicho esto, me gustaría comentar la experiencia que he podido vivir en la edición de 2015 en la que, por primera vez, ha participado Asier Zurbano (pareja de mi hija Marta).

Como buen trialero, la ilusión de Asier era participar, al menos una vez, en los míticos 6 Días de Trial de Escocia (SSDT). Se inscribió en 2014 y no fue aceptado, todo lo contrario de 2015.

Alquiló una moto a John Lampkin (importador de Beta UK) y durante una semana recorrimos juntos (con mi hija Marta y mi mujer, Mercè) 1.500 Kms. siguiendo sus aventuras por las míticas zonas escocesas.

Momento de puesta a punto tras una larga jornada de carrera

 

Formó un muy buen y equilibrado equipo con Hug Alemany (era su segunda participación en los SSDT) ​​y Diego Urreta (con una muy valiosa experiencia de 10 ediciones). Recibieron un premio por equipo formado por 3 extranjeros de un mismo moto club (MOTOCAT), premio que creo merecido porque de una forma u otra los tres fueron responsables de que pudieran terminar los 6 Días. En definitiva, un magnífico ejemplo de compañerismo.

De los requerimientos físicos y psíquicos para afrontar la prueba, de la dureza de la misma y de las mil anécdotas que se producen en unos intensos 6 días, puede que no sea yo la persona más adecuada para comentarlo, pero visto desde fuera, fue una semana excepcional, genial y maravillosa, disfrutando de lo que más me gusta: mi familia, el trial, los amigos y la naturaleza en estado virgen, por muchas motos que hayan pasado por ella y que en nuestro país muchos no acaban de entender.

No me puedo quejar del tiempo que hizo durante esos días pero, tal como dicen en las tierras altas de Escocia, si no te gusta el tiempo que hace, espera 5 minutos que va a cambiar.

Y por último, no puedo acabar este escrito sin mencionar un momento muy emotivo que tuvo lugar durante esos día. Es un tema personal que, por diversas circunstancias, está muy vinculado al trial y que se produjo en Fort William, durante el desfile previo al inicio de los Seis Días de todos los pilotos participantes, cuando Asier, al llegar a la zona en la que estábamos mi hija Marta, Mercè y yo, detuvo la moto y se arrodilló ante mi hija para pedirle matrimonio y entregarle un anillo de compromiso.

Los SSDT no pudieron comenzar de una forma más especial: petición de matrimonio de Asier a Marta en pleno desfile inaugural

 

Todavía se me pone el vello de punta al recordar la escena, con la emoción de Marta y los trialeros y espectadores aplaudiendo. Hay que decir que los dos compañeros de equipo, Hug y Diego, estaban “compinchados” con él y colaboraron en la “paralización” del desfile, atravesando las motos cuando llegó el momento. En este vídeo podréis ver la escena en el minuto 9:12:

David ha facilitado los medios para canalizar cualquier comentario, pero si lo queréis hacer más personalizado, siempre me encontraréis en bonaigua@bonaigua-trial.com

¡Muchos ceros!

Víctor Martín

“bonaigua”

 

2 Comments
  1. Carlos

    23 noviembre, 2015 en 23:13

    Fantástico reportaje. Gracias por compartirlo !!!!! Dan ganas de ir…. 😉 😉 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *