excursion moto de trial

5 errores a la hora de comprar una moto de trial

1964 Visto 2 Comentarios

Una vez que hemos tomado la decisión de cambiar nuestra moto de trial para comprar otra, bien nueva o de segunda mano, nos adentramos en un apasionante y desconocido mundo lleno de incógnitas. Si añadimos en el mercado de motos nuevas de trial contamos más de 8 marcas y que cada una de ellas ofrece distintas cilindradas, acabados e incluso tipología de modelos, nos enfrentamos a más de una treintena de opciones.

Si además entra en nuestros planes el mercado de segunda mano, la decisión se complica tremendamente, ya que se suma el valorar con acierto el estado de la unidad y conocer las particularidades técnica de ese año en cuestión.

Por ello, vamos a acotar el rango de búsqueda de tu próxima moto de trial con unas preguntas relativamente sencillas que, si bien no te dirán cuál es exactamente tu moto, al menos te ayudará a reducir el espectro de modelos a comparar.

1.- ELEGIR EL TIPO DE MOTO

Analiza el entorno en el que tienes previsto montar habitualmente. Si el entorno ofrece pocos obstáculos o principalmente son rutas de montaña de dificultad media – baja con tramos esporádicos de carretera, quizás sea interesante valorar una moto más enfocada al trial – excursión, más polivalentes y confortables, pero también menos ágiles y pesadas que una moto de trial.

Para entornos mixtos existen motos de trial que renuncian a parámetros de deportividad en aras de ofrecer una mayor polivalencia, tales como la Montesa Cota 4RT, una moto muy querida por los amantes del trial a nivel aficionado que además demandan una moto con carácter rutero.

La tercera opción son los modelos más deportivos, que copan la mayor parte del mercado. Son motos ágiles, de poca autonomía, pero con grandísimas posibilidades para exprimirlas en su hábitat natural: las zonas.

Motos trial de excursion

2.- UNA MOTO ADAPTADA A TUS POSIBILIDADES

Un mismo modelo habitualmente se fabrica en diferentes cilindradas. Por alguna razón difícil de explicar tendemos al “caballo grande” y apuntamos a la máxima cilindrada, argumentando que “mejor ir con motor de sobra”.

La realidad es que con esa reflexión estamos partiendo de una premisa equivocada que sin duda condicionará nuestra diversión y la adaptación a la moto. Nuestra recomendación es justo pensar al contrario, especialmente si hablamos de niños pequeños. Lo ideal es sentir que tú manejas la moto y puedes hacerte fácilmente a ella.

De nada sirve un potentísimo motor 300cc para un pilotaje básico, ya que nos exigirá físicamente más, será más complicado dosificar la entrega de potencia y capitanearla que, por ejemplo, una 250cc.

Por ello, si tienes la oportunidad previamente la moto durante un buen rato, mejor. Pero no tengas miedo a quedarte corto de cilindrada. Un motor más pequeño puede ser más apasionante, divertido y lo controlarás mejor.

3.- NO INFORMARSE DE LA MOTO Y HABLAR CON OTROS PROPIETARIOS

Estamos de acuerdo en que no siempre es posible, pero hay que investigar. La compra de una moto siempre entraña ciertos riesgos, tales como: marca en suspensión de pagos, escasez de recambios, problemas de fiabilidad…

La fiabilidad es, probablemente, el punto que más nos importa. En una moto nueva porque condiciona la devaluación de la moto y podemos perder mucho dinero en poco tiempo. En el mercado de segunda mano, porque supone una inversión extra no prevista que podría haber supuesto el comprar una moto, por ejemplo, más moderna.

Motos usadas: puedes informarte en Trialworld de todos los modelos que se han fabricado cada año y comprobar el listado de novedades incorporadas. Podrás saber si el modelo cambia drásticamente (en ese caso mejor dejar un año de margen) o simplemente recibe mejoras generales. También te servirá para acotar el abanico de modelos que más te interesan y compararlos con su competencia.

Motos nuevas: la proliferación de nuevas marcas, tales como TRS o Vertigo, unido al creciente empuje de Montesa, el renacimiento de Gas Gas o la diversificación de Sherco con Scorpa, provocan un entorno cambiante y con opciones para todos los gustos. Aquí es más fácil que puedas coger referencias del rendimiento de cada modelo tomando varias fuentes:

Pruebas a fondo realizadas por el equipo de Trialworld

> El propio concesionario donde te estás informando. Puedes pedirle referencias de otros compradores y tratar directamente con ellos para obtener una opinión objetiva.

> Mercado de segunda mano. Si ves muchas a la venta con pocos meses y no hay una razón evidente detrás, sospecha.

4.- NO DEFINIR UN PRESUPUESTO PARA TU NUEVA MOTO DE TRIAL

Por alguna razón estadística lo que nos gusta, normalmente es lo más caro. Hay que pensar con frialdad y de verdad fijarnos un presupuesto por varias razones:

> En motos nuevas puedes tener diferencias de hasta 3.000 euros de una moto a otra. Consulta aquí los precios de motos de trial nuevas.

> Un mismo presupuesto no es igual en noviembre que en abril. En la segunda mitad del año salen los nuevos modelos, mientras que según se acerca el final del primer semestre las tiendas hacen grandes rebajas para dejar paso al stock de la nueva gama. Es decir, puedes estrenar la misma moto unos meses después con un ahorro superior a los 1.000€

> En motos de segunda mano de trial este punto es todavía más delicado. Con 300€ puedes adquirir incluso motos dos años más modernas. ¿Compensa? Primero juzga su estado y valora realmente lo que la moto te cuesta en orden de marcha. Los chollos existen, pero no abundan.

> En la segunda mano, atento si la moto tiene: documentación y está matriculada (no es obligatorio, pero sí recomendable). Tampoco olvides comprobar si la ITV está en vigor.

> No te decidas por una moto de trial sin consultar esta guía para comprar una moto de trial de segunda mano.

> Tampoco olvides que dentro de tu presupuesto debes incluir tu equipamiento como piloto: botas específicas de trial, un casco, botas y protecciones.

Consulta los modelos de trial por cada marca.

 

5.- PRUEBA ANTES DE COMPRAR

Nuevamente, siempre que se pueda. Si optas por una moto nueva, es probable que tu concesionario pueda conseguirte una moto de pruebas para que compruebes de primera mano sus sensaciones. También puedes echarle un poco de “cara” y preguntar por algún propietario, lo mismo además de contarte cómo va la moto, te deja probarla.

En Trial es muy fácil dejarse seducir por la estética, ya que a simple vista los elementos de todas parecen iguales. La mayoría son 250, 280 o 300cc, son de 2 tiempo, tienen la misma horquilla, apenas les separan unos gramos, los frenos son iguales y la electrónica en trial es muy básica. ¿Qué me compro? Prueba y acertarás.

No olvides que la mejor moto de trial es aquella se adapta a tu contexto geográfico, tu nivel de pilotaje, el estilo de conducción y las pretensiones que esperas de la moto. Probablemente el Trial sea la especialidad que más pronto se puede empezar a practicar y la que más tarde se puede dejar.

Montesa Cota 300RR

¿NUNCA HAS PROBADO EL TRIAL?

Si tienes experiencia en moto de campo y estás pensando en el Trial como vía de mejora técnica o cambio de especialidad, pero tienes dudas sobre si te va a gustar, te ofrecemos una alternativa: realizar un curso de trial con una moto de trial de alquiler.

Si quieres iniciarte en el Trial, pregúntanos e infórmate aquí: www.cursosdetrial.com

escuela trial trialworld

2 Comments
  1. Lits

    12 agosto, 2016 en 14:15

    De los modelos de gas gas faltan casi todos los links. Muy buena guia por cierto

    • Trialworld

      17 agosto, 2016 en 23:24

      Gracias por el comentario! Estamos en fase de actualización porque cambiamos los enlaces a los reportajes, pero en breve estarán listos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *